Archivo de la etiqueta: Agra

DIA 3/ PARTE 2- Diario Viaje – India – Agra.

Estado

DÍA 3 / parte 2 (27/02/2012) BY ROIRETO 

Sonrisas de Agra.

Salimos del Taj Mahal y nos dirigimos hacia el hotel, la ciudad ya está totalmente despierta, se oyen los pitos de los autorickshaw que nos pitan y nos esquivan con ese arte que les caracteriza,  solo les falta hacer una tumbada sacando a tope la rodilla….jeje. El hotel está cerca y habíamos quedado con Shabbu la noche anterior para que nos recogiera después de desayunar , no podemos entretenernos mucho, pero aún así hacemos varias paradas por las tiendas preguntando por cosas que nos llaman “la atención” (no voy a decir el qué), hablando con la gente que nos para, unos preguntando por el pelo de Estela (¿pero qué le pasa a su pelo?), otros nos piden que hagamos fotos a sus hijos, luego se las mostramos y sus ojos brillan.

Cada uno ellos nos muestra su mejor sonrisa. ¡Me alucina! ¡Me encanta! estar en un lugar tan caótico, y aunque es evidente la pobreza que les rodea, y la falta de recursos, y su  la excesiva suciedad….en dos minutos, en tan solo dos minutos me han echo olvidar todos los prejuicios, miedos que traía desde Madrid sobre este país.

Niño Agra, calles de Taj Ganj

Niño Agra, calles de Taj Ganj

Llegamos al hotel y nos dirigimos al restaurante que se encuentra en la azotea, y poder seguir disfrutando de las vistas al Taj Mahal (¡maldita maceta!) mientras las dos nos cargamos de energía y algo más que energía con nuestro desayuno Indian Breakfast, ¡Madre Mía! este desayuno si que te despierta…jeje. ;). 

 

Con la panza llena recogemos las cosas de la habitación y organizamos nuestras mochilas y directamente con ellas al autorickshaw de Shabbu, para hacer la ruta del día. El tráfico de India es infernal, haciendo que el tiempo de los recorridos se hagan eternos (eso que en un mapa parece estar tan cerca, aquí ¡cuidado!)…si alguien cree que desde el Taj Mahal hay poca distancia hasta el fuerte rojo…pues nada, que empiece andar.

Nos dirigimos al Baby Taj Mahal (o Mausoleo de Itimad- ud-daulah) este no es tan conocido como el otro, pero no por eso es menos bello. Hasta que no me puse a estudiar los lugares posibles a visitar….vamos, que  yo ni sabía que existía, y mucho menos sabía que el Taj Mahal esta inspirado en este lugar.

Mausoleo de Itimad- ud-daulah (Pequeño Taj Mahal )

Las visita por el pequeño Taj Mahal  también no la tomamos con mucha calma, pero esta ocasión no es culpa de las “Spanish Ladies” , es de un grupo de jóvenes que no las dejan escapar, pidiendo foto tras foto 😉 y eso que sabemos que Shabbu nos espera en el exterior, y le hemos confiado el cuidado de nuetras mochilas ¿habremos echo bien?  Nada más salir del recinto ¡ahí está nuestro Sabbhu!  escupiendo en el suelo como siempre, mostrándonos su oscura y pequeña sonrisa.

Debemos montarnos de nuevo en su vehículo para continuar la ruta, pero Agra me sigue sorprendiendo, y la gente de Agra me sigue sorprendiendo, el barbero me muestra su mejor sonrisa justo antes de que Sabbhu ponga el autorickshaw en marcha, el hombre que tira de un carro de caballos me sonríe, mire donde mire, me sonríen.

El Barbero de Agra

Debemos hacer una parada en el recorrido para comprar un par de billetes de tren que nos faltan, y entramos en una agencia de viajes convencidas de dejar solucionado el resto de viaje, pero no es así, es casi una misión imposible, una pérdida de tiempo… así que decidimos dejarlo para otro momento, que por hoy ya habíamos perdido demasiado tiempo.  Y como aún no habíamos comido decidimos comprar unas bolsas de patatas y agua para matar  un poco el hambre en uno de los puestos cercanos antes de retomar de nuevo la marcha, cual fue nuestra sorpresa que al mirar la fechas ¡las patatas están caducadas! , y más grande fue la sorpresa cuando el joven que las estaba vendiendo, nos explica – En February, las de January…En March las de February (ponerle voz de Apu de los Simpson, es más gracioso…), quedandose tan tranquilo, mientras nos mira como si nosotras fuéramos las de decimos las incoherencias  =)

Ya con nuestras bolsas de patatas caducadas cogimos rumbo hacia el otro lado del río Yamuna (aunque yo me harté de decirle a Sabbhu que quería ir al atardecer, el hizo lo que le dio la gana). El sol era abrasador, y aún así  bordeamos el parque de Mehtab Bagh (ahorrándonos la entrada) y todo sea dicho, no me pareció nada espectacular las vistas al Taj Mahal, creo que fue por la hora, por lo árido que estaba aquel lugar, por el bajo nivel del río que impedia que se reflejara en él, por la posición del sol que imposibilitaba hacer buenas fotos (más a una aficcionada como yo)…!fue de todo un poco!  pero aún pudimos hacer unas cuantas fotos por la zona…: al niño de la cabra, a la mujer del buey, a los chicos de la carretilla que corren rápidamente cuando ven que nos paramos……yo disfruto como una enana apretando el disparador de la cámara  y diciendo: corre!! corre!! Sabbhu que vienen!! ;).

El joven de la cabra; Al otro lado del río Yamuna (Agra).

La joven del buey; Al otro lado del río Yamuna (Agra).

Vida al otro lado del río Yamuna (Agra)

Y Después llega otro de esos momentos que solo a nosotras nos suceden en casi todos nuestros viajes, esos momentos para recordar…¡Nos tocó empujar! bueno, más bien ¡ Me tocó empujar el motocarro!,  por que Estelita con grabar y hacer que empuja ya tenia bastante ;).

Cuando conseguimos que arrancara le dijimos que nos llevara a la zona de  Taj  Ganj, nos apetecía comer algo  y pasear tranquilas, desde la terraza del “Restaurante” se observa todos los movimientos de la gente, pero sobretodo de sus sonrisas, en el momento que notan que estamos observándoles, levantan la mirada y nos sonríen, como los militares del autobús, o los que nos decían “hola” desde lo alto de un camión, o esa niña con rasgos de mujer “La chica del chocolat”.  Y así entre miradas pedimos unas ricas Pakoras (las mejores que he comido en la India), saboreamos un Limca limony nos refugiamos de nuevo con la pasmina de la abuela ya que empezaba a resfrescar, disfrutando de uno de esos instantes que para mí, y por mí, ya están catalogados como “Momentos Mágicos”.

La chica del Chocolat, Taj Ganj (Agra)

Hola desde el camión, Taj ganj (Agra)

Después callejeamos por las calles de Taj Ganj, hasta que tuvimos nuestro primer incidente en India; “Ya está el tipo listo de la moto chocándose contra tí y tu mochila buscando un arreglo subvencionado por las Spanish Ladies”…jeje. Pero estas dos ya no se dejan engañar,  le han dejado clarito que la avería está en el lado contrario !Qué tienes mucho morro, Chaval!, y con esas nos marchamos por donde vinimos, parando a comprar un poco de pan de molde, fruta, galletas y agua (todo por 100 rupias) para nuestro viaje nocturno de 12 hrs, dirección Varanasi.

Sabbhu de camino a la estación nos lleva a un taller donde trabajan con el Mármol y después a una tienda donde venden los trajes típicos de la India (intentando conseguir su comisión), y ahí es donde quedó claro que teníamos que practicar más el arte del regateo (aunque yo me creía  “La reina del regateo” tras mi viaje a Marruecos) Era gracioso cuando la mujer de la tienda le decía a Estela -¡¡ No. No, No!! Si antes tú decir 1000 rupias, ahora no poder decir 1100 rupias.. – yo mientras no me enteraba de nada, ¡Un show total!.

Ya con nuestros Saris en la mochila, Sabbhu nos llevó a tomar un Chai a falta de cerveza, le escribimos en su famoso  libro de recomendaciones, esta vez insistía mucho en que nos fijáramos en las pequeñas reseñas de “buenos masajes” (siempre escrito con su letra) ¡Tio Listo!….Está preparando el terreno para cuando salgamos a la luz de la luna, pero tras no conseguir el masaje que pretendía, nos llevó sin protestar a la estación ¡Más le vale! donde finalmente nos despedimos de él y su autorickshaw del amor (decorado a lo Agatha Ruiz de la Prada)……Adiós Sabbhu, Adiós Agra!!!

Me he cansado de leer y escuchar que Agra es solo El Taj Mahal, El Fuerte Rojo, Etc… Para mí Agra es mucho más, tiene el “Don de gentes”. 

DÍA 3 / parte 2 (27/02/2012) BY ESTELA

A EMPUJAR EL AUTORICKSHAW!!!

Nos habíamos quedado en que iríamos a desayunar… 🙂

Resultó elegido un desayuno Indi en el hotel… por eso de probarlo…pero Ufff!!! Muy picante…Ufff!!! Uno y no más, que por la mañana apetecen más unas tortitas de chocolate (pancake que también nos comimos…)

stuffed paratha with curd

Stuff paratha with curd

Después, Shabbu nos llevó a ver el Baby Taj Mahal y a ver el verdadero Taj al otro lado del río. El Baby Taj debimos tardar muchísimo en visitarlo, ya que nos volvieron a parar grupos de jóvenes que querían fotos con nosotras…, y también repartimos algunos de los primeros globos que llevábamos para los niños.

El Taj Mahal al otro lado del río…, bueno, así fue, lo vimos al otro lado del río, pero no desde el parque típico desde el que se va a ver, ya que era un parque normal, con su solanera y pagando…

Más tarde condujo Rosa también el tuc-tuc y un poco después empujamos el tuc-tuc. Síííííí…!!! Lo nuestro con los transportes es bestial! Vaya suerte tenemos siempre! Se paró y no arrancaba…, así que lo empujamos un poco (sobretodo Rosa…) para ayudar a Shabbu. De película.

Ese día decidimos que ya no más catetadas a la hora de comer y dijimos que queríamos pasear por el barrio Taj Gamj “alone”. Shabbu se quedó con nuestras mochilas y fuimos a comer por allí, que ya habíamos visto un par de sitios baratos por la mañana. Se toman con muuuuuucha tranquilidad eso de servirte…, de hecho en este sitio vimos desde la terraza cómo salía el camarero al puesto de al lado a comprar los ingredientes que le faltaban para hacer lo que pedimos de la carta… De momento nos estamos acordando bien de tomarnos después de comer la pastilla MALARONE (la vacuna del paludismo) o “Macarrone” como la llamamos nosotras…

Pakoras en Treat Restaurant – Taj Ganj (Agra)

Dimos una vueltita por allí, compramos algo de pan, galletas y fruta para nuestro camino por la noche de doce horas de tren en SLEEPER2, y Shabbu nos llevó a una fábrica (tienda) de saris. Acabamos comprándonos uno cada una por 1000 rupias c/u y unas pegatinitas del punto de la frente ¡más bonitos!

Estela y su sari rojo.

Después visitamos una fábrica de mármol donde ví por unos mil euros una mesa negra que quedaría preciosa en mi salón…jajaja, pero ya en otra ocasión…Tocaba ir a la estación de tren. Sobre las 23´00 salía el nuestro; fuimos con Shabbu a tomar un té (en principio iba a ser una cerveza pero nos acabaron contando que pasó no sé qué que los políticos decían que no se podía vender alcohol porque luego la gente se pelea y bla, bla, asique un té), en el bar donde nos iba a llevar el día anterior a comer y que encontramos cerrado. Le enseñamos a decir Churuuuuuuuuuuuu!! jajaja (cosas de las Spanish Ladies…), le quedaba muy divertido!

Chai, antes de partir.

Después nos intentó dar un masaje pero no quisimos ya que vimos intención de rozamiento…ya me entendeis. En la puerta de la estación de tren nos dió unos consejos sobre las ciudades que íbamos a ver, nos recordó que cuando estuviéramos en Jaipur podríamos llamarle y vendría con nosotras; nos despedimos, le dimos 100 rupillas más y…  ¡Rumbo a Varanasi!

DIA 3/ PARTE 1- Diario Viaje – India – Agra.

Estado


DÍA 3 (27/02/2012) BY ROIRETO 


Son las 03:00 am y las “Spanish Ladies”  se despiertan antes de la hora planeada, en la cama además de estar nosotras dos hay varios objetos que han dormido con nosotras; empiezo a enumerarlos: 1 botella de agua, anti mosquitos (llevamos 2 días en India y Estela se ha vuelto adicta a este producto), 2 mp3, y un móvil que utilizamos solamente de despertador. Y os preguntareis ¿porqué?    muy fácil, una vez que entráramos al interior de aquella mosquitera tan bien colocada, no queríamos salir, solo dormir y tener a mano todo lo que podíamos necesitar, ¡¡Somos unas Frikis!! .

Tras la discusión habitual en todos los viajes ( 1 X viaje, asi esta vez no la quitamos pronto del medio 😉 ), nos lanzamos a las 04:30 am a las calles de Agra, pensé que a esas horas me sentiría insegura con la cámara colgada al cuello…..Pero me equivocaba, parece que nos vamos adaptando. 


Llegamos  a la puerta  “West” a comprar las entradas y somos de las primeras, pero hasta en la India esta el típico listo que se intenta colar, este no sabe con quien esta tratando, que hay una vallekana…jeje. Tras un largo tiempo de espera y sin que abrieran las ventanillas de venta de ticket, nos divididos (la gente se reparte las tareas, uno compra entradas, otro se pone a la cola de acceso). Estela se queda comprando las entradas con su maravilloso inglés “Two Tickets”  y yo me dirijo con el mío (aún peor) a la fila que me corresponde de las cuatro que existen (Ladies, Indian Ladies, Gentleman, Indian Gentleman).

Después de un rato separadas llega Estela a la cola con las dos entradas (750 rupias cada una), pero nos empezamos a preocupar, porque cada vez hay más claridad y nosotras pensábamos que veríamos el amanecer dentro del recinto. ¿Buscamos las Diferencias?: Ver el sunshine, Verlo al sunshine, aún así me gustó la hora elegida, había menos gente y a las dos nos agobia mucho cuando vemos agolpados a millones de turistas. 

¡¡Bien !! ¡¡ bien !!! por fin parece que abren las puertas y la cola empieza avanzar, los guardias nos hacen pasar a  la cola de Indian Ladies porque casi está vacía, así que adelantamos un poquito por eso y por no llevar bolso, y tras el correspondiente cacheo y sobeteo por mujeres vigilantes (me encanta ver mi profesión en otros países) ya estamos preparadas para ver una de las maravillas del mundo por mano del hombre.

 

Bueno, no voy a ponerme en plan “listilla”…  Que si el  Taj Mahal fue construido por el emperador de la dinastía mongol Shah Jahan, que si se necesito mas de 22,000 trabajadores , ni que si es un de los mausoleos más grandes y bonitos del mundo, y que tras sus pareces encierra una de las historias de amor más románticas, o que si esta situado frente al rio Yamuna, etc. Para el Taj Mahal se necesita exclusivamente un post para el solo, así que yo voy a seguir contando las sensaciones, vivencias y anécdotas mientras lo visitábamos. 

El primer momento tras atravesar El Darwaza que es la entrada principal al Taj Mahal, fue hacernos un pequeño hueco entre todos los turista para sacar la foto de rigor, claro, previa guerra de codos, con Alemanes, Chinos, Argentinos, Australianos, etc…jeje para que ninguno de ellos  nos invadiera nuestro espacio =S ¡ Qué sudores!.

    

Y cuando nos empezamos agobiar  por el gentío decidimos acercarnos a la plataforma central, donde nos volvimos hacer muchas más fotos, y donde nos enganchó un Indio que andaba atento a la caza de turistas, pero como nos hacia mucha gracia como el tipo nos dirigía por todo el recinto haciéndonos fotos por los jardines , sentadas, saltando, agarrando los minaretes…  le dejamos, aún sabiendo que luego nos pediría unas cuantas rupias, ¡pero qué le vamos hacer! estas situaciones nos gustan y además son muy buenas anécdotas para contar. Ya veis las “Spanish Ladies” a lo “Paris Hilton”, muy divas nosotras por el Taj Mahal con nuestro fotografo personal ;).

Y me pregunto ¿se habrá  quedado grabado algo en mi mente? ¿hay algo que no olvide  jamás? la respuesta es sí: esa sensación al poner mi pie descalzo sobre su frió mármol, sintiendo una conexión extraña mientras miro cada detalle floral, intentando descifrar su caligrafía grabada me dejo hipnotizar, mientras el sol se eleva  poco a poco haciendo deslumbrar aún más aquel lugar, ¡qué cursi me estoy poniendo! . 

En Madrid yo no hacía nada más que pensar que me llevaría una gran decepción, pero nada de eso….¡Me pareció de una correcta perfección! !Una auténtica maravilla del mundo

    

Al cabo de un rato nos salimos de la plataforma principal,  Estela empieza a sentir un poco de frío, ¡claro, cómo no tiene nada de chicha! ¿o es que la ha dejado helada semejante monumento?. Yo en un acto de generosidad la presto la pasmina que la robé hace años a mi abuela y que me encanta, para que se arrope mientras nos dirigimos a una de las Mezquitas  (Bueno, a la casa de huéspedes del lado este, por que la mezquita esta al otro lado, en el Oeste) y ambas son exactamente iguales para no romper la simetría y magia del lugar. Allí es donde al ir descalzas y estar todo lleno de cagaditas de pájaros, me doy cuenta  que nos han vuelto a meter un gol….No nos dieron ni la botella de agua, ni la funda para los zapatos que supuestamente va incluida en la entrada. ¡India 3 – España 0!.

Al final tras recoger nuestro  calzado, decidimos sentarnos un rato tranquilamente a disfrutar del  sol y la buena temperatura en la plataforma que se encuentra en el centro del complejo, y ahí super calladas lo observamos abobadas, hasta que nuestras tripas nos dieron la voz de alarma ¡¡ grrruuuauuurr!! …..Adiós!!! nos vamos, que ahora toca desayunar (otra de esas maravillas del mundo, y sino que se lo pregunten a Estela).



DÍA 3 (27/02/2012) BY ESTELA 

Taj Mahal

A las 03:00 de la mañana ¡ya no podíamos dormir más! Pilas cargadas y camino al Taj un poco más tarde (después de picotear un poco de lomo del que se trajo Rosa de Madrid y algún plátano que me quedaba), ¡llegamos a la fila de las primeras! Pero de ver sunshine en el Taj nada de nada; la taquilla la abrieron temprano pero ya con claridad…

Del Taj Mahal qué puedo decir, es impresionante, no me extraña que esté considerado como una maravilla del mundo!! De lejos se ve tan bonito con su base cuadrada, la cúpula de arriba y las cuatro torres de las esquinas, el reflejo en el agua con los primeros rayos del sol…impresionante. Según te ibas acercando a él apreciabas mejor los detalles, las piedritas de colores, los símbolos y dibujos grabados y pintados… Nos encantó.

Un tipo empezó a hacernos con nuestras cámaras mil fotos chulas, luego  (claro está) nos pidió dinero. Para pasar dentro del Taj había que descalzarse; había unos señores que te guardaban los zapatos, por un poco de dinero también, claro…

Empezábamos a tener hambre…, así que volvimos al hotel porque nos quedaba justo el tiempo suficiente para desayunar y encontrarnos a la hora prevista con Shabbu.

DIA 2/ PARTE 2 – Diario Viaje – India – Agra.

Estado

DIA  2 (26/02/2012) BY ROIRETO 

¡¡NO MÁS RUPIAS, NO MÁS, ESCATOLOGICAMENTE HABLANDO, THANKS!!

A las 5:45 hrs el tren “Bhopal Express” se encontraba parado en el andén como nos indicó nuestro amigo el guardia, solo nos falta buscar el vagón de la clase “AC CHAIR”.  El primer trayecto que realizamos en un tren Indio es de los cortos (para ir cogiendo el ritmo), nada más que dos horitas aproximadamente.
¡Tía, está de Puta madre!, – Dice Estela entusiasmada, que se esperaba el tren de la casa de los horrores. Yo opino lo mismo, esta bastante cuidado, y tiene enchufes….¡Esto Mola! ( ya podía aprender Renfe en este aspecto de los trenes Indios). ¡Tía, nos dan prensa! – Dice Estela entusiasmada de nuevo. Esto a mi, me da un poquito igual; primero, no la entiendo, segundo, por el tamaño que tiene es incomoda de leer. ¡Tia, cómo mola! ¡qué grande! – Dice Estela entusiasmada por tercera vez. ¡Buah, Buah! ¡Lo que me faltaba! ¡Tia, nos dan desayuno! – dice Estela, por cuarta vez con entusiasmo, cuando observa como se acerca un joven a darnos el desayuno.  El trayecto trascurre en un vagón acompañadas en la mayoría de turistas, entre ellos un grupo de habla portuguesa que van montando un escándalo de ¡¡aupa!!. Creo que no soy a la única que le incomoda su presencia, lo noto en la cara que pone algún que otro viajero.

LA LLEGADA A AGRA ES TOTALMENTE ESCATOLÓGICA ¡Aviso! ¡ESCATOLÓGICA!  jamás me esperaba aquel recibimiento de cientos de nalgas indias…Jaja. No me lo podía creer, como todos sin ningún pudor estaban haciendo sus necesidades junto a las vías del tren, incluso algunos en cuclillas conversaban en grupo ¡Simplemente Alucinante!. Pero mi pregunta a todo esto ¿Dónde Cagan las Mujeres?…Porque no había ni una.

 Cuando bajas del tren el olor en la estación es fuerte y desagradable, Estela disimuladamente se tapa la nariz con el pañuelo que lleva al cuello para evitar la ingesta de repugnantes aromas, recorre los andenes hasta la salida de la estación diciendo una y otra vez – !qué frío! !uy, qué frío! – para disimular sus actos.  ¿Pero de verdad pensaba que alguien entendería su frase en perfecto español? 😉 Teníamos reservado el primer y único hotel de todo el viaje, el HOTEL SANIYA. Les solicitamos que nos recogieran en la estación, me imaginaba que llegaríamos agotadas, y así era. Y más agotadas estábamos de buscar un cartel de nuestro hotel o de nuestro nombre (solo un cartel que parecía, pero no lo era  “Henry Torres”), aún más de decir ¡¡No Taxi, No Tuk. Tuk. No Thanks!!…jeje. En pocos segundos estábamos rodeadas de cientos de taxistas, conductores de autorickshaw, y entre todos ellos estaba Shabbu el más listo de todos, que tras intentar convencernos durante más de media hora nos hizo entender que el era el conductor que había mandado el hotel (Para conseguirlo tuvo que llamar varias veces al hotel pasándonos el teléfono, sutilmente intentamos engañarle para ver si se acordaba de nuestros nombres,  un policía guapo que nos ayuda , etc….)

El primer contacto auténtico con el tráfico en la India, ¡y Estela va conduciendo! , sí he dicho que  ¡Estela va conduciendo!. Shabbu nos muestra su pequeño cuaderno donde otros españoles han dejado escrito mensajes recomendando sus servicios .  Conducir en las calles de la zona de  Taj Ganj es como estar en los coches de choque, menos mal que al volante ya no va Estela…jiji.  Finalmente volvemos a ser convencidas por Shabbu y decidimos que sea nuestro conductor durante los dos días que pasaremos en Agra, la negociación llega a su fin y por 600 rupias cerramos el trato.

El registro en un hotel Indio ¡es un auténtico coñazo! nos muestran las habitaciones disponibles, y la habitación que supuestamente estaba ocupada en el correo de Madrid, ahora estaba de repente libre, pero claro,  el precio no corresponde (Precio Madrid 800 rupias – Precio India 1000 rupias) por eso no reservamos más hoteles de este viaje, para evitar más goles ¡España 0 – India 2! =S.  Seguimos tan cansadas que a este paso nos van a ganar por goleada y lo estamos pagando caro, nosotras lo bautizamos como “La catetada de Agra”. ..jeje.  Ya instaladas en nuestra habitación de Bambú (200 rupias más cara) nos lavamos la cara, nos cambiamos la ropa, y dejamos colocada nuestra mosquitera. Hemos quedado en un rato con Shabbu  para empezar nuestra ruta, aunque llevamos más de 24 horas sin dormir  estamos ansiosas por visitar la ciudad…Dejamos el dormir para más tarde.

Nos dirigimos al Fuerte Rojo,  nuestro super conductor deja aparcado su Tuk Tuk a 200 metros de la Puerta Amar Singh, por donde debemos acceder, pero para ello debemos esquivar primero con mucho estilo a cientos de vendedores ¡No postal, No collar, No thanks!, todo esto mientras cruzamos una carretera India =S.

Visitamos tranquilamente el fuerte , bajo un sol abrasador paseamos por Machchi Vahaban (o Palacio de los Peces), Nagina Masjid (o Mezquita de las Joyas), Khas Mahal (o Palacio Privado),  tenemos el primer contacto visual con el  TAJ MAHAL desde la torre donde vivió como prisionero el emperador Shah Jahan.  Y tras hacernos cientos de fotos con millones de turistas Indios dentro del fuerte (¿Por que les gustará tanto?)  piden foto, tras foto !Increible! , nos dirigimos a buscar a Shabbu para que nos lleve a comer, de nuevo ¡No postal, No collar, No thanks!  =).




 

Una vez sentadas en la mesa veo los precios ¡que barbaridad! – a este rítmo nos arruinamos- le digo a Estela.  La comida no me gusto ¡Nada! ¡Nada!, las botellas de Coca Cola las más sucias que me han servido en toda la India (no me acuerdo del nombre del Restaurante, porque es para no recomendarlo).

Lo peor de nuevo fue el Cansancio que no nos hizo levantarnos y marcharnos de aquel lugar.  Ya sin fuerza ninguna, tras el café decidimos no sodomizarnos más, y a las 17:00 hrs de la tarde las “Spanish Ladies” pusierón rumbo hacia su cama , se marcharón al Hotel dándole la tarde libre a su alegre condurtor…..¡Colorin, colorado porfin este día se acabado!


DIA  2 (26/02/2012)

“TREN DIRECCIÓN AGRA”  BY ESTELA

¡Prueba superada! Conseguimos subir en el tren sin problemas a pesar de que dos personas más nos dijeran que nuestro tren se había cancelado y que teníamos que ir a cambiar los billetes…qué listillos…

En el tren nos han dado agua, té, unas galletas y dos caramelos; muy rico todo, pero qué voy a decir…sólo estamos comiendo lo que nos ponen en los transportes y unos plátanos que me traje de Madrid…, estoy muertecita de hambre, pero mejor porque ahora coma lo que coma ¡¡sé que me va a sentar genial!!

Quedan unos quince minutos para llegar a Agra. Se supone que los del hotel que tenemos contratado nos vienen a recoger a la estación…, a ver qué sucede…

Seguimos teniendo algunos problemillas con el portatil de Rosa, pero seguro que cuando descansemos logramos solucionarlo. Por cierto, aquí los periódicos son más largos y se hace incómodo leerlos…pero molan, tenemos el “Hindustantimes”…Ahhhh!!! Que acaba de venir un chico del tren con bandejitas para quien quiera comer un poco! Siiii!! Yujuuu!! Zumito, croquetas y sandwich!!

Oh sí! Ya vuelvo a ser yo! Ummm…

Al final de vez en cuando nos sale chuparnos las manos y cosas así poco recomendables…, pero bueno, de momento estamos bien. Rosa me ha dicho que se ha traído en la maleta (mochila) embutido y foie por si en algún momento me daba un ataque loco de hambre, ¡vaya sorpresón! jajaja. Yo también preparé una sorpresa que se la enseñé nada más llegar al aeropuerto (no podía esperar…), hice dos camisetas con SPANISH LADIES serigrafiado; a ver cuándo nos las ponemos.

En el tren no hace mucho calor, aunque estoy convencida que puede ser de que estemos destempladas de no dormir… Las temperaturas para hoy esperadas son máximas de 24º y mínimas de 10º. Rosa está mirando en el periódico como cuánto cuesta una casa aquí…, pero no nos queda muy claro: “prize starting from  86.63 lacs…”

Uno de los chicos que trabaja en el tren ha venido a pedirnos dinero por servirnos (si quieres le das y si no no) , el caso es que tendremos que acostumbrarnos…

Desde el tren ya llegando a Agra, es un espectáculo mirar por las ventanillas…¡sólo se ven culos! La gente se acerca a defecar a las vías…Vaya show!

¡¡LLEGAMOS A AGRA!! ¡¡NOS BAJAMOS!!

 Al llegar a Agra se suponía que tenían que venir del hotel a recogernos a la estación (hotel SANIYA), pero no vimos a nadie con ningún cartel con nuestro nombre; muchos taxistas y tuc-tuc-istas nos querían intentar llevar, entre ellos Shabbu (con quien finalmente fuimos). Shabbu nos decía que era del hotel (pero no estábamos muy seguras de aquello), finalmente al vcer el bullicio se acercó un policía a nosotras para ver si había algún problema. Nos indicó que con Shabbu estaba bien, que era gratis hasta el hotel.

Shabbu era un chaval simpático y tranquilo; al poco recorrido ya nos había liado para llevarnos él a los sitios  que visitar…Llegamos al hotel, muchas risas con los chicos de la recepción (ya que no hablamos bien el inglés…). Ammmm…, se me olvidaba: de camino en el riskshaw, Shabbu nos preguntó si queríamos conducirlo, y con un poco de ayuda ahí estaba yo “la princesa de la carretera” metiendo chicha al cochecillo por las calles de Agra, fue superdivertido porque aunque es como una motillo de tres ruedas, la gente allí conduce como loca, se cruzan por todas partes coches, bicis y peatones ¡Qué locura!

La habitación estaba muy bien, el baño un poco pequeño, pero con un balconcito y las paredes como de bambú.. En la terraza-restaurante de arriba había vistas al Taj Mahal. Dejamos nuestras cosas, dimos señales de “OK” por internet a nuestras familias y fuimos con Shabbu a que nos llevara al Fuerte Rojo. El Fuerte estaba bien, pero de verdad que lo que más nos impresionó fue que a la gente la encantaba hacerse fotos con los turistas y de vez en cuando nos pedían hacerse una foto con nosotras y, sin darnos cuenta, acabábamos rodeadas de decenas de chavales ansiosos por posar con nosotras, nos sentíamos como famosas, o como si fuesen palomas y las estuviéramos echando pan! ¡Qué situación más curiosa! ¡Va a haber fotos de las Spanish Ladies por todas partes!

Después Shabbu nos fue a llevar a comer a un sitio “good and cheap”, pero resultó que estaba cerrado y acabó llevándonos a otro donde pagamos la “catetada” porque era bastante caro para ser un sitio en India; estábamos tan agotadas, aún sin dormir desde el día 24 que no podíamos decir ni mu, ni regatear ni disfrutar. Asíque decidimos ir al hotel a dormir toooooda la tarde y la noche, descansar y al día siguiente ya madrugar, ver amanecer en el Taj Mahal y aprovechar el día. Se lo contamos a Shabbu y negociamos con él, acordando en 600 rupias el precio por ese día y el siguiente.

Si quieres hacer un viaje de mochilero  por la India; “hay que aprender pronto a poner precio a todas las cosas” y “No debes bajar la guardia”.